Guerras Santas: Qué dice el Espiritismo

Guerras Santas

Guerras Santas

Guerras Santas. Un término que, lamentablemente, se ha sucedido y repetido mucho durante los últimos siglos. Sin embargo, al contrario de lo que se piensa, las Guerras Santas no era algo que estuviera bien. Estamos hablando de eventos en los que un grupo de guerreros o soldados masacraban poblaciones enemigas o localidades enteras en nombre de Dios. Justamente al contrario de lo que él quiere. ¿Cual es el punto de vista al respecto del Espiritismo? Como ya supondréis, no se justifica un acto de esa índole.

Las guerras se suceden una tras otras. Son actos de barbarie en los que el ser humano se ve reducido a su expresión más primitiva, matando sin límite a millones de personas por un motivo que nunca es justificable: ¿Cómo se podría razonar el hecho de asesinar personas? Sea el motivo que sea, está claro que nunca se llevará la razón.

Esto es lo que dice el Espiritismo acerca de las Guerras Santas

Teniendo en cuenta que las Guerras Santas siempre han estado en la mente de las personas (sobre todo de aquellas que viven actualmente en la Tierra, debido a los sucesos pasados), es fundamental que nos refiramos al Espiritismo con el fin de obtener una respuesta sobre este tipo de hechos. La contestación la encontramos en la pregunta 671 de El Libro de los Espíritus, en la que se pregunta qué es lo se debería pensar:

¿Qué debemos pensar de las guerras santas? El sentimiento que induce a los pueblos fanáticos a exterminar lo más posible, a los que no participan de sus creencias, para ser agradables a Dios ¿parece que tienen el mismo origen que el que en otros tiempos les excitaba al sacrificio de sus semejantes?

Están “poseídos” y obsesados por los malos Espíritus y al hacer la guerra con sus semejantes se oponen a la voluntad de Dios, que dice que debe amarse al hermano como a sí mismo. Todas las religiones, o mejor, todos los pueblos, adoran a un mismo Dios, tenga un nombre u otro; ¿cómo provocar una guerra de exterminio porque la religión de uno es diferente y no alcanzó aún el progreso de los pueblos civilizados? Los pueblos son excusables de no creer en la palabra de aquel que estaba animado por el Espíritu de Dios y enviado por él, sobre todo cuando no vieron ni fueron testigos de sus actos; ¿cómo queréis que crean esa palabra de paz, cuando se la lleváis espada en mano? Ellos deben ilustrarse y debemos procurar hacerles conocer la doctrina por medio de la persuasión y la dulzura, y no por la fuerza y por la sangre. La mayoría de las veces no creéis en las comunicaciones que tenemos con ciertos mortales; ¿por qué querríais que extraños creyesen en vuestra palabra cuando vuestros actos desmienten la doctrina que predicáis?

En apenas unas líneas hemos encontrado la respuesta a una pregunta que mucha gente se hace continuamente: Las Guerras Santas no son una idea buena. El hombre se reduce a la animalidad al aniquilar a sus semejantes en nombre de Dios, pensando que con eso llevarán sus creencias a otras partes.

Si se quiere extender una religión o creencia, la mejor manera de hacerlo es utilizando el amor, la tolerancia, y todas las maneras pacíficas que se enseñan en el Espiritismo (sin limitarse a él). La idea no es imponer los términos, sino enseñarlos de buena manera.

Recordad que si tenéis algún tipo de duda estoy abierto a todo tipo de comentarios.

Fuente | El Libro de los Espíritus
Foto | Torange

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *