Festivales y ruidos: Una situación habitual

Ruidos

Ruidos

Como bien sabéis, durante estos días está teniendo lugar el conocido festival Europa Sur en Cáceres. Se trata de un evento bastante interesante en el que actúan diferentes tipos de grupos musicales. Sin embargo, tiene lugar en pleno centro de la ciudad, en la Plaza de las Veletas. Zona situada en el Casco Histórico. Ya sabéis lo que esto significa: música y letras a un buen volumen. Algo que ya ha provocado las quejas de los vecinos y establecimientos cercanos.

Según se ha esgrimido, se está emitiendo tal cantidad de ruido que ha provocado que los ciudadanos no pueden descansar. Algunos de los negocios asentados en el lugar también han afirmado que es imposible trabajar con la música al lado. Es evidente que un evento así provoca volúmenes bastante altos, pudiendo llegar a molestar a las personas que estén alrededor. Las denuncias de esta ocasión ya hacen ver la situación que se está viviendo.

En primer lugar, tengo que decir que entiendo por completo las quejas de los vecinos. Existen muchas personas viviendo en la zona, las cuales en algunos casos incluso están enfermas, por lo que no pueden exponerse a determinados tipos de momentos. Yo también me he sentido bastante mal ante algunas situaciones que no solo no podía arreglar, sino también ante las que me sentía indefenso.

Cuando se celebran conciertos, no hay ninguna duda de que se provocarán una serie de ruidos que los vecinos tendrán que aguantar. Da igual que sea de día o de noche, por la mañana o por la madrugada, la gente tendrá que estar escuchando los sonidos que se emitan, soportando el volumen que sea. Algo que en ocasiones puede llegar a ser excesivo. Y tendrán que seguir así hasta la finalización de la cita.

Ponéos en la piel de un simple visitante. Vais al evento, veis el concierto que más os guste y os marcháis a casa. El sonido se acaba. Pero no sucede lo mismo para los vecinos. Repito: tienen que seguir aguantando una situación que ellos no han pedido. Sí, es cierto que estas celebraciones generarán una buena cantidad de dinero. Pero opino que la salud no tiene precio.

Aunque las denuncias hacia Europa Sur puedan parecer puntuales, la verdad es que no es así. Solo hace falta fijarse en las demás celebraciones parecidas que hay en nuestro país. Donde haya ruido y molestias para los vecinos, allí también habrá quejas. Es normal que la gente quiera ver respetados sus derechos. Sobre todo, el referente al descanso. ¿A vosotros os gustaría vivir una situación similar?

WOMAD, otro ejemplo de ruidos y molestias

Ruidos

El caso de Europa Sur me recuerda mucho al de WOMAD, el conocido World Of Music And Dance. Existen algunas diferencias, pero hay que fijarse en que tanto los ruidos como las molestias son más fuertes: la gente bebe en la calle, hace sus necesidades en el primer lugar que ve, y la música también alcanza muchos decibelios. No son pocas las veces en las que me he tenido que enfrentar a situaciones en las que mi propia integridad física y moral se han visto en peligro.

Lo que sucede en el WOMAD ya lo sabéis. Las quejas se emiten todos los años ante una organización que, aunque intenta hacerlo todo de la mejor manera que puede, al final no lo consigue. Existe inseguridad en las calles, ruido, basura y ocasiones en las que es mejor no salir de casa. Nada halagador. De hecho, en la última edición se explicaba que el dispositivo de seguridad había sido mejorado. En mi opinión, pocas novedades existían.

Podría poneros muchos ejemplos de lo que sucede en WOMAD, pero solo voy a mencionar hechos como exhibicionismo, insultos a otras personas, amenazas, ataques de diferente índole y ruidos de madrugada. De hecho, han sucedido cosas en las que los propios vecinos han tenido que intervenir para proteger su propia seguridad. Lamentablemente no tengo materiales gráficos.

Para este tipo de eventos tan abrumadores y grandes, sí que pediría mayor vigilancia en todas las zonas en las que se celebra y un poco de apoyo en aquellos casos en los que surjan problemas. Esto ya se solicitado en más de una ocasión, aunque los hechos no son muchos.

Los ruidos ¿son inevitables?

Por mucho que nos quejemos, por mucho que me queje sobre la situación que están viviendo muchos vecinos, temo que nada cambiará. Por delante tenemos la celebración de algunos eventos culturales muy interesantes y que en la mayoría de ocasiones dejan bastante dinero en los establecimientos de la ciudad. La cara oculta es lo que sucede con los vecinos que viven en los alrededores: tienen que soportar ruidos y ver cómo su vida cambia durante unos días.

Entiendo que las organizaciones quieran dar a los ciudadanos alternativas de ocio. Y, por supuesto, no niego que sean divertidas. Al revés, yo mismo me lo he pasado bien en muchas de ellas. Pero también es evidente que se podrían llevar a cabo en lugares en los que no molestaran. En Cáceres existen muchos sitios en los que apenas provocan malestar. Por ejemplo, la Feria de San Fernando se celebra en el conocido Recinto Ferial. Y los ruidos generan pocas quejas. Espero que aprendamos para próximas citas.

Fotos | Wikimedia Commons – Eva Rinaldi | FlickR – guillermo varela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *