ContactLess: Qué es y cómo facilita el pago de productos

ContactLess

ContactLess

Si habéis recibido vuestra tarjeta de débito o crédito hace pocos meses, os habréis dado cuenta de que ahora tienen un distintivo muy particular. A primera vista parecen unas ondas de sonido, pero dentro del propio plástico se esconde una nueva forma de pago que ya está haciendo furor en todo el país. Sus dueños lo han llamado ContactLess, que en inglés significa que podremos pagar con solo pasar la tarjeta por encima del TPV. Ni siquiera hace falta que la misma toque el terminal de pago.

El proceso se realiza de manera inalámbrica. Al pasar la tarjeta al lado del terminal, la información de pago se cruza y la operación se puede realizar. De hecho, ahora todo es más rápido y sencillo, pudiendo hacer varios pagos en solo unos segundos. Tampoco hace falta poner el PIN. Una vez que la información se facilita tanto a la tarjeta como al aparato, los documentos correspondientes se imprimen y el cliente se puede ir con su compra.

La nueva tecnología ContactLess se estrena principalmente con un motivo: Hacer más simples los pagos con tarjeta de débito y crédito. Aparatosas son aquellas ocasiones en las que obligan a los consumidores a insertar el plástico en el terminal y poner todos los datos. Con esta nueva función los procesos se han resumido de manera notable.

El ContactLess dará paso a los pagos con móviles

La forma de pagar los artículos está cambiando de manera abrupta. Las transacciones monetarias con dinero físico existen todavía. Y se llevan a cabo millones, día a día. Sin embargo, las entidades quieren que cada vez se utilicen más las tarjetas, ya que se trata de un método de pago mucho más sencillo. Y más rápido, evitando colas y desperdicios de tiempo. Por otra parte, la información sobre las compras y ventas que realizamos también queda en un registro electrónico, por lo que se puede acceder a él siempre que se quiera.

Mencionar que los pagos con tarjetas ContactLess son solo la antesala a un nuevo método que se está haciendo cada vez más popular: Los pagos con teléfonos móviles. Mucha gente ya está aprovechando el potencial de sus terminales con el fin de hacer las transacciones económicas sin ningún tipo de dinero físico. Las transferencias se realizan de terminal a terminal. Todo es digital, y apenas se lleva nada encima.

Lamentablemente, la desconfianza por parte de los usuarios está poniendo un límite muy grueso a este método de pago. No es extraño. Muchas personas no quieren que rastreen sus movimientos diarios, por lo que son reticentes a realizar este tipo de transacciones. Siguen prefiriendo el dinero físico. Mucho me temo que los Gobiernos están trabajando para conseguir que las monedas y billetes desaparezcan de una vez por todas. Aunque ya sabéis que, en mi opinión, prefiero el BitCoin y las criptomonedas para realizar pagos. Espero que los métodos se vayan perfeccionando con el paso de los meses. Hasta entonces, seguiré utilizando el dinero físico en la medida de lo posible.

Foto | FlickR – ING Nederland

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *